Animarte

La envidia al vecino

No podemos reprimir ninguno de nuestros deseos y ni prohibirnos sentirlos. Necesitamos corregirlos interiormente, dentro del deseo mismo. Transformando los deseos materiales en espirituales y así construimos la espiritualidad y alcanzaremos la plenitud.